sábado, 3 de diciembre de 2016

La Plaza del Buen Maestro.

Una fresca y tibia mañana papá me llevó de su mano al encuentro de nuestro lago marabino, ya había conocido con mamá otros lugares de aquella aún gentil ciudad, la plaza Baralt y su Convento Franciscano, la plaza Bolívar y la Basílica; faltaba otro emblemático lugar por conocer, y me lo mostró mi padre Pascual Reyes Albornoz, la Plaza del Buen Maestro, situada al final de las avenidas Bella Vista y El Milagro a orillas de nuestro Lago de Maracaibo.

Nos cuentan las crónicas, sobre esta primorosa y muy placentera plaza con una bella vista sobre el lago, otrora limpio y traslucido, donde la gente se podía bañar y pescar, que antes estaba rodeada de una forjada baranda de hierro, con dos grandes puertas como las que tenía también la vieja Plaza Bolívar, y en el centro de la plaza una fuente de soda o bar de estilo neoclásico, que gracias a su sólida construcción ha perdurado hasta nuestros días, anteriormente con espacios a su alrededor para mesas y sillas, donde la gente solía tomarse un café y conversar,  además de refrescos, también se degustaban pasapalos, helados, nunca faltaban las buenas cervezas zulianas y licores nacionales e importados, todo un lugar para la recreación para disfrutar de la brisa lacustre, contemplar y escuchar las olas y el rumor del Lago.


Originalmente la plaza diseñada en forma de herradura alargada como un ovalo alrededor del cual circulaban los automóviles, separada del lago con una neoclásica balaustrada tallada, y alumbrada en sus noches mediante finos pilares decorados con faroles; en sitio desde antaño, un poco mas o menos a su izquierda de la plaza, había un espacio sin baranda donde acuatizaba un Hidroavión frente a una pequeña construcción de madera donde se encontraban las oficinas oficinas de esa línea aérea, eso dejo de ser una vez aperturado el aeropuerto Grano de oro donde hoy día se encuentran la Facultad de Ciencias de la Universidad del Zulia.



Cuando visité por vez primera la Plaza del Buen Maestro, nos trasladamos papá y yo en su auto Cadillac 1953, asustado siendo niño por la cercanía del carro a las aguas del Lago separado apenas por la balaustrada, pensaba ingenuamente que nos podíamos caer al lago, después nos sentamos en el Bar del local, papá se tomó una cerveza en su botella verde y yo un helado Alfa; para entonces la balaustrada aún permanecía en pie, así como la edificación neoclásica que fungía como fuente de soda y restaurante, además de una potente rockola con temas rockoleros; después me llevó papá a conocer Santa Rosa de Agua donde compró unas Lizas y Corvinas a los pescadores desde su embarcación.

Santa Rosa de Agua comparte su nombre con Santa Rosa de Tierra
aledaña a ésta en la zona norte de Maracaibo,
en este lugar nació Venezuela.

Años después, en 1974 con mis 14 años solía pasearme en bicicleta hasta la Plaza del Buen Maestro, como vivía en casa de mi abuela “El Cristo” en toda la avenida Santa Rita me quedaba algo cerca Bella Vista y me escapaba para el encuentro con mi lago encantado, de haberse enterado mamá me hubiese quitado la bicicleta, por lo que mis visitas al estuario y Plaza del Buen Maestro era todo un secreto entre mi difunto padre y yo, pues me gustaba recordarlo en ese sitio que el me había mostrado algunos años antes.

La Plaza del Buen Maestro fue construida por el Presidente del Estado Zulia Vicencio Antonio Pérez Soto en el año 1927; para contarles un dato anecdótico, la Plaza ostenta ese nombre debido a la humanitaria faena de la señora madre del Presidente Pérez Soto, Doña Herenia Soto, quién por muchos años se dedicó a la enseñanza de niños y adultos, quienes de su bondad aprendían a leer y escribir, sumar y restar, multiplicar y dividir; aquella Plaza del Buen Maestro para esos tiempos recién inaugurada, contaba con calles empedradas, una escalinata para acceder al balneario que poseía a orillas del lago y una caída de agua que utilizaban los niños para bañarse.

Bellamente restaurado su Bar en la Plaza del Buen Maestro.
La plaza para la ocasión de mis visitas matutinas y clandestinas, estaba deslucida, vetusta y triste, su bar y fuente de soda permanecía incólume resistiendo la salobridad y las inclemencias del tiempo, la balaustrada estaba derruida por el constante embate de las aguas del lago y algo olvidada al margen del moderno Parque La Marina y su imponente Mirador que nunca funcionó a satisfacción del visitante, sin embargo la vieja estructura de la plaza del Buen Maestro no había perdido su encanto, y la fuente de soda convertida en restaurante ofrecía al público delicias del Mar, pizzas y otros platos criollos, helados, chucherías, cepillados y cervezas; años después en varias ocasiones con compañeros estudiantes nos tomamos unas birrias en aquel sitio de querencia marabina.



Esta Plaza, por su cercanía al lugar de Capitan Chico, tiene tambien el honor de haber sido por décadas el lugar de emplazamiento de nuestra armada nacional y sus marinos, durante las celebraciones del 24 de julio de cada año, para conmemorar la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, de hecho su parque aledaño La Marina se construyó en 1973 para seguir la tradición que luego le arrebató el Paseo o Vereda del Lago para el desarrollo del desfile aéreo, naval y militar, por razón del espacio y calado de los buques de guerra.

En la bahía de Capitán Chico se escenificó la Batalla Naval del Lago de Maracaibo el 24 de Julio de 1823,
entre la armada de Colombia comandada por el Almirante José Prudencio Padilla y la armada realista bajo
las ordenes del Almirante Ángel Laborde, desde este mirador turistico bajo cuya cúpula se puede observar
un mural pictorico de dicha batalla, se nos regala a la vista esta hermosa e histórica bahía. 
Afortunadamente en el año 2006, se emprendió su restauración, por lo que este es un espacio que debe conservarse para nuestra tradición citadina, ya que esta obra pública de añeja data permitió que Maracaibo creciera hacía el norte de sus riberas y planicie, extendiéndose gracias al desarrollo del tranvía el cual conectó el centro de Maracaibo a lo largo y ancho de la otrora Bella Vista.

No podía dejar de publicar esta representativa gráfica, donde podemos observar una vista desde la plaza
hacía la avenida Bella Vista un poco mas o menos hacia los años 1930, con los techos del que fuera
el matadero público a la derecha y un poco más allá al lactuario "Alfa" típica empresa regional Zuliana.

Esta otra hermosa imagen corresponde al Tranvía de Maracaibo en una de sus paradas de la avenida
Bella Vista, entonces una trilla de arena, dicha obra extendió la ciudad hacia el norte permitiendo
su urbanismo y posterior desarrollo del que hoy ostenta en calles, avenidas y viviendas.

JLReyesM

1 comentario:

Nilda Silva dijo...

Buenas tardes. Extraordinario su post sobre la plaza El Buen Maestro. Le pido por favor nos autorice a citar parte de su relato y publicar algunas de las fotos que publicó sobre este espacio; está por descontado su cita con el respectivo enlace a su buen blog. Soy Nilda Silva la coordinadora editorial de IAM Venezuela (www.iamvenezuela.com) oenegé enfocada en la difusión, documentación y valoración del patrimonio cultural venezolano.